Cómo un guionista convierte tiempo en dinero

"Sólo eres libre cuando tu tiempo no está en venta". ¿Cierto? Exploro algunas ideas sobre la relación entre horas y euros en la carrera de un guionista.

Por Luis Miles. Guionista.

28.4.2021

A ver, una cosa. No soy economista, no soy contable, no tengo una gestoría, no sé nada de nóminas y menos aún de derecho laboral. Eso, por delante.

Pero creo tener cierto sentido común y una visión pragmática de la vida. Quiero decidir si tienen razón mis colegas guionistas un poco "cenicientos" cuando dicen que ser guionista no es más que una forma exótica de elegir ser pobretón.

Voy a intentar pensar en el guionismo no como un oficio, sino como un negocio. Estoy hasta las pelotas del cliché del escritor en pijama, despistado, que ni sabe lo que gana y se olvida de enviar las facturas. ¿Cómo pensaría Bezos si decidiese ser guionista? ¿Escribir es un buen negocio? ¿Estamos bien pagados? ¿Tiene sentido quejarse?

Las horas


"Eres libre cuando nadie puede comprar tu tiempo"
. Es posible que lo hayas oído: nadie se hace rico vendiendo sus horas de trabajo.

Vale. Amancio Ortega nunca se habría hecho archirrico facturando sus camisas en función del tiempo que invierte en fabricarlas. Dicho de otro modo, si un nuevo proceso industrial le permite fabricar una camisa en un tercio del tiempo utilizado hasta el momento, el precio final de la camisa no bajará hasta ese mismo 1/3 del precio inicial. Y la cantidad de camisas que puede vender al día no está limitada por las 8 horas que trabajan sus empleados.

La gente que sabe de negocios dice que un negocio que factura horas de trabajo no es "escalable": lo que ganas depende directamente del tiempo que inviertes, y tu facturación nunca podrá ir más allá del límite de las 24 horas que tiene el día terrícola. Cada vez que te tomas una tarde libre para ir a ver el partido de fútbol de tu sobrino, pierdes dinero.

Por todo esto, los inversores y "business angels" huyen como de la viruela de este tipo de negocios.

Pero, entonces, si no es buena idea facturar las horas que dedico a escribir un guion, ¿cómo saber cuánto puedo cobrar por mi producto?

Ofertas que no podrás rechazar

No te preocupes, el mercado se ocupa de eso por ti: a no ser que seas Amenábar, Gabilondo o Cobeaga, vas a cobrar exactamente... lo que te ofrezcan. Citando otra vez a los teóricos, los guionistas tenemos muy poco "poder de negociación". Seguro que te resulta familiar esa actitud: "lo  tomas o lo dejas".

Si no lo haces tú, lo hará otro. Y ahí está la clave para poder negociar el precio de un servicio: QUE NO PUEDA HACERLO OTRO. Siempre suponiendo que tu producto interese al espectador, por supuesto.

Si eres guionista raso, estándar, el impacto sobre el producto final por sustituirte es prácticamente nulo, así que puedes hacer muy poco por negociar tu precio. Pero al menos puedes decidir si estás o no bien pagado y si sería más lucrativa otra profesión que puedas ejercer.

Las comparaciones, son

La mayoría de la gente que llega a ser guionista tiene estudios del ámbito de "las letras": comunicación audiovisual/periodismo, historia, filología, filosofía etc. Sin duda, la principal salida profesional para graduados de estas carreras universitarios es la enseñanza. Así que voy a comparar la profesión de guionista con la de profesor de enseñanza secundaria.

Veamos. Si consigues una plaza de profesor de instituto, después de varios años de experiencia, vas a ganar unos 28000€ netos al año. Comparémoslo ahora con la opción de dedicarte a escribir televisión.

Para empezar, en casi cualquier puesto de trabajo trabajarás unas 35 o 40 horas a la semana, o 7-8 horas al día. Cualquiera que haya dedicado una jornada a "escaletar" ficciones para la TV sabe que es intelectualmente agotador, así que olvídate de dedicar 8 horas al día a la creatividad en tu "multinacional guionística monoplaza".

Tendrás que dedicar una o dos horas diarias a tareas secundarias de tu negocio: facturación, seguimiento  de clientes, documentación etc., pero supongamos que no produces más de 5 horas facturables al día. Eso son 25 horas a la semana, unas 100 horas al mes. Si descontamos un mes de vacaciones al año, puedes poner en venta 1100 horas al año.

Creo que un buen guionista, diligente, con oficio, voz propia e imaginación, debería ganar al menos un +50% que un profesor de secundaria. ¿Que por qué tiene que ganar más un guionista que un profesor? Dos razones:

Una de las formas en que el mercado laboral fija tu sueldo es calculando lo difícil que es sustituirte. Es muy fácil sustituirte si eres reponedor del Mercadona. Es muy difícil sustituirte si eres Cristina Pedroche. Ergo, un reponedor gana poco; la Pedroche, mucho. Y es mucho más difícil sustituir a un (buen) guionista que a un profesor. Un +25%.

La segunda razón por la que un guionista debe ganar más es que la profesión es mucho más inestable. En la práctica, un profesor tiene asegurado su puesto de trabajo de por vida. Lo que pasa con ser guionista cuando quieres hacer planes a largo plazo... pues ya lo sabes. Otro +25%.

Show me the guita

Entonces, si como profesor ganarías unos 28000€, como guionista deberías ingresar al menos: 28000€ + 50% = 42000€.

Pero si eres escritor freelance, tienes que sumar tus gastos. ¿Cómo calcular tus gastos profesionales? Fácil: los gastos que te ahorrarías si no fueses guionista. Digamos que son una cuota de la Seguridad Social como trabajador autónomo de 400€ (que te asegure una pensión de jubilación al menos digna, de unos 1200€ mensuales), y unos 100€ mensuales de gastos varios. Eso son 500€ al mes, o 6000€ al año.

La pensión de jubilación de un profesor está bastante por encima de 1200€ al mes, así que, para compensarlo, voy a descontar el 15% de IRPF que debes restar de todas tus facturas de guionista.

Entonces tenemos que deberías facturar 42000€ más tus gastos (6000€), más el IRPF del 15%. Eso son 56471€ al año:

56471€ -15% -6000€ = 42000€ netos


O lo que es lo mismo:



56471€ : 1100 horas = 51,34€ por hora


51,34€ x 5 = 256,70€ por día


56471€ : 11 meses = 5133,73€ por mes

¿Y la pasta pasiva?

Los derechos de autor son el paradigma de ingresos pasivos: dinero que llega a tu cuenta bancaria sin que tengas que dedicarle tiempo. No los tengo en cuenta porque son demasiado variables.

De todos modos, consideremos que los derechos de autor que percibes como guionista compensan otras ventajas de ser profesor. Por ejemplo, una pensión de jubilación mucho más sabrosa.

Conclusión (un poco sombría)

Si tienes estudios universitarios, eres guionista freelance, eres bueno y facturas menos de 5000€ brutos al mes, sí, amigo: estás pagado regulín. Quizá tendría sentido no comprar esa actualización de Final Draft y pensar en las próximas oposiciones a profe...

Dedicarte a dar clases no te exige demasiados sacrificios personales, así que recuerda que he dibujado la vida ideal de un guionista autónomo. Siempre tienes la opción de trabajar más horas al día, trabajar los fines de semana, tener menos vacaciones...

Y también es cierto que los derechos de autor pueden llegar a significar una parte muy importante de tus ingresos anuales.


Por último, escribir es una profesión muy vocacional y el dinero no es el único motivo por el que muchos de nosotros nos dedicamos a esto. Pero al menos ya puedes calcular cuánto dinero te está contando tu vocación.

Recibe todos mis artículos por email:

También en el blog: