Johnny y la fábrica de ideas

John August es el mejor guionista del mundo, y no porque sus guiones sean los mejores. Es quien más ha estudiado el arte y la técnica del guion. Te cuento las ideas más sabrosas de su masterclass en Madrid en 2017.

Por Luis Miles. Guionista.

John Tilton Meise, John August, nació en Colorado en 1970. Estudió periodismo en Iowa y un máster de cinematografía en la Universidad del Sur de California.

Ha escrito películas como Los ángeles de Charlie o Aladdin para Disney, pero sus trabajos más conocidos son sin duda los libretos para Tim Burton: Big Fish, Charlie y la fábrica de chocolate, La novia cadáver, Frankenweenie.

También ha escrito novelas, uno de los mejores blogs sobre escritura de cine, johnaugust.com, y un podcast de guion con Craig Mazin: Scriptnotes.

Su empresa de software Quote-Unquote Apps ha desarrollado la mejor aplicación del mercado para escritura de guiones: Highland 2.

Vamos, John August es lo que se dice un "crack" del guion.

Te ofrezco las ideas más interesantes que desarrolló en la clase magistral organizada por el sindicato ALMA en Madrid en enero de 2017. Damas y caballeros, con ustedes, John August.

Las cosas del querer

- Lo que quieren tus personajes y lo que necesitan no son, ni mucho menos, lo mismo. Y los problemas de las historias están casi siempre en el "querer".

- "Querer" es un sueño. La chispa que arranca una historia. "Necesitar" es un lastre; no es divertido. ¡Intenta reemplazar los "necesita" por los "quiere"!

- "Querer" implica una visión positiva del futuro. "Temer" implica una visión negativa del porvenir.

- Las buenas historias contienen tres tipos de deseos:

1. deseos Right Now: "lo quiero ahora"
2. deseos Soon: "lo quiero pronto"
3. deseos Someday: "lo quiero algún día"

- En los deseos Right Now, los personajes saben lo que desean y cómo conseguirlo. Y los espectadores son conscientes de los obstáculos.

- Si un personaje no tiene un objetivo inmediato, dáselo o sácalo de la escena.

- El deseo del protagonista es el motor de la historia. Lo que quiere el personaje es lo contrario a lo que quiere el guionista.

- Los personajes saben conducir... pero por tus carreteras.

El mapa de los deseos

- Deseos: Right Now ---> Soon ---> Someday

- Deseos: Primal ---> Private ---> Public

- Los deseos Primal (primordiales) están a menudo en nuestro inconsciente o son tácitos. Son los que nos hacen humanos: alimento, salud, respirar, dormir...

- Los deseos Private (privados) son los que hace que empaticemos con los personajes.

- Los deseos Public (públicos) son la mayoría de los deseos en las tramas principales de las películas.

- Las buenas historias suelen contener un puñado de distintos tipos de deseos contrapuestos.

"Sidekicks"

- Los personajes "sidekicks" son los compañeros simpáticos del protagonista. En el cine comercial de Hollywood de las últimas décadas es un fenómeno habitual que este tipo de personajes acaben "robando" la película. ¿Por qué?

- Los sidekicks saben lo que quieren y lo dicen. Suelen ser deseos inmediatos, primordiales y públicos. No "cargan" al espectador con grandes expectativas. Por eso funcionan tan bien. Mi sidekick favorito: Han Solo.

- Asciende tus sidekicks de categoría. ¡Imagínalos como héroes!

Dirigir actores

- Dirige con verbos, no con adverbios. Describe para el actor acciones objetivas, no sensaciones subjetivas.

Acciones y diálogos

- Cuida tus líneas de acciones. Ayudan a expresar el tono de la película. Si escribes "vemos..." tiene que dar la sensación de que el lector está en su butaca viendo la película.

- Asegúrate de premiar al lector cuando lea las acotaciones: ¡hazlo divertido!

- No más de tres líneas.

- En los diálogos, puedes interconectar los parlamentos de los distintos personajes con muletillas: "ahá, ok, vale..."

- Esfuérzare por asignar un tono propio en los diálogos para cada personaje.

Técnicas augustianas

- Abro un archivo diferente para cada escena. Así me centro sólo en lo que estoy escribiendo en cada momento.

- Escribo muy duro, totalmente concentrado, durante una hora. Son mis "writing sprints". Después, doy un paseo. En un buen día, hago tres sprints (3 horas).

- A menudo, en Hollywood no se tiene en cuenta que los guionistas son muy útiles en la sala de montaje.

- En la fase de documentación debemos descubrir detalles del mundo que vamos a recrear en la película, pero también debemos hacer documentación emocional: qué emociones busca provocarnos la historia.

- En Hollywood, cada vez se hacen más "pitchings de ascensor": cómo contarías la película a un vecino con el que coincides unos pocos minutos en el ascensor.

- ¿Cómo debe relacionarse un escritor de "blockbusters" con las RRSS y la presión de los fans? Para escribir la serie que quieres escribir, haz "Binge-writing", como Netflix promociona el Binge-Watching: de un tirón, sin feeback de los fans.

- En Hollywood no hay una crisis de imaginación. No es eso. Faltan inversores dispuestos a arriesgar dinero, así que los estudios juegan a lo seguro.

- Un augurio para el futuro próximo: la creatividad que hoy vemos en las series de TV regresará a las películas.

Recibe todos mis artículos por email:

También en el blog: